24
jul

‘Un lugar en el sol’ (1951)

Un lugar en el sol (1951)

En 2005, Woody Allen dirigió una de las mejores películas de su extensa filmografía: Match Point. Aquella reflexión sobre las pasiones subterráneas, el bien y el mal, los deberes sociales y la hipocresía de la justicia, mereció sin duda la nominación al Oscar al mejor guión original, aupada por una sensual Scarlett Johansson (en su segunda mejor interpretación tras Lost in translation) y por los fragmentos de ópera de los que se nutría la banda sonora.

Anoche vi Un lugar en el sol por primera vez y la mayor parte del tiempo me recordó a Match Point. La situación, los personajes, el desarrollo de la trama… Con algunos matices, creo que la película de George Stevens tiene muchos puntos en común con la de Woody Allen. Sin embargo, Stevens se basó en la novela de Theodore Dreiser An American tragedy, que ya había sido llevada a la gran panatalla por Josef von Sternbeg en 1931.

Como ocurría en Match Point con Jonathan Rhys Meyers, el protagonista de Un lugar en el sol es un joven apuesto e introvertido que por cuestiones familiares entra a formar parte de la burguesía. Se trata de George Eastman (Montgomery Clift), sobrino del dueño de una multimillonaria marca de bañadores que causan furor en Estados Unidos. Eastman dejará de lado a su religiosa madre para escapar de la pobreza y ascender poco a poco en la compañía de su tío.

Al cabo de unos meses, Eastman inicia una relación con Alice (Shelley Winters), una humilde obrera de su mismo departamento que apenas tiene dinero para pagar el alquiler de su habitación. Su amor es clandestino porque las relaciones entre empleados están prohibidas, pero todo marcha bien hasta que aparece Angela Vickers (Elizabeth Taylor), una bella muchacha de clase alta, amiga de los Eastman, que roba el corazón de George. Y éste, en lugar de cortar por lo sano, alarga la mentira hasta que sucede lo inevitable: cuando quiere desprenderse de Alice, ésta le comunica que está embarazada.

Quienes hayáis visto Match Point os podéis ahorrar el inciso: cambiad el orden de las relaciones (poned primero a la chica burguesa y después a la humilde), sustituid a Shelley Winters por Scarlett Johansson y a Liz Taylor por Emily Mortimer, añadiendo el embarazo no deseado, y os cuadrará bastante la historia, ¿o no? Sé que hay centenares de películas parecidas, pero el ambiente burgués o la actitud del joven, conectan aún más estos ejemplos… Por no hablar de los crímenes.

Pero volvamos a Un lugar en el sol. La película se rodó en 1949 pero no se estrenó hasta dos años después, cuando la Paramount calculó que podía rentabilizar toda la inversión. Y así fue, porque además de ser un éxito de crítica y taquilla, ganó 6 Oscars. Mucha culpa de ello tuvo la perfecta dirección de Stevens, apoyada en un guión sin fisuras ni filigranas, y por supuesto el atormentado Clift y la jovencísima Taylor (¿realmente tenía 17 años?).

Hablando de Liz, lo que más me gustó fue la evolución de su personaje, que lejos de quedarse en la típica arpía, se convierte en una mujer capaz de amar a pesar de las circunstancias. Por cierto, otro inciso: en Match Point, los amantes se conocen durante una partida de ping pong, en una sala vacía, mientras el resto de la casa está lleno de gente. Aquí sucede lo mismo, pero en vez de pelotas de ping pong hay bolas de billar. Otra curiosa casualidad.

En cuanto a Shelley Winters, vuelve a encarnar a uno de sus numerosos personajes dramáticos, expuestos a una fatalidad inevitable, a un castigo inmerecido que caerá sobre ella sin remisión. No me acaban de gustar sus excesos, como tampoco los del género romántico en sí, pero admito que su terrible monólogo del lago quita el aliento… ¡Cine de terror en estado puro! Desde luego que un servidor habría tenido bastante menos paciencia que el pobre Clift…

Lo mejor: Las interpretaciones y el conjunto de la película, así como el reseñado monólogo de Winters en la oscuridad del lago.
Lo peor: Algunos incomprensibles fallos de montaje (y eso que también se llevó el Oscar en este apartado) y los típicos excesos del melodrama, a los que es difícil acostumbrarse.

Plumas de Caballo

Tags: , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Hola, acabo de ver en la tele (La Otra) ‘Un lugar en el sol’ que me gustado mucho. Es la primera vez que la veo, y conforme la iba viendo pensaba justamente en ‘Match Point’ de W. Allen, solo que con los papeles invertidos en cuanto a los amores del chico protagonista del film de Allen pues en Match Point se enamora de la ‘pobre’ Scarlett, no ocurre así en la de George Steven, donde lujo, belleza y amor están unificados en el personaje interpretado por Liz Taylor. Gracias por tu entrada,
me ha servido de mucho, pues creía que las concomitancias que yo veía entre ambas pelis no tenían mucha base.
Tutato, una aficionada al cine

Hola Tutato! Bienvenida al blog. Me alegro de no ser el único que ve semejanzas entre estas dos grandes películas. Espero verte más veces por aquí. Un saludo.

Buenas noches:
Creo que no se pueden comparar ambas películas.
‘Un lugar en el sol’ es un clásico eterno.
‘Match Point’ es solo una buena película.

Sobre gustos no hay nada escrito, Jose. Entiendo lo que dices, pero creo que ‘Match Point’ está a la altura de ‘Un lugar en el sol’. Sinceramente, no sabría con cuál quedarme, y eso que mi predilección por el cine clásico es evidente… Un saludo.

NO ES DE EXTRAÑAR QUE ALLEN SE HAYA INSPIRADO EN LA PELÍCULA DE STEVENS, YA SE HABÍA INSPIRADO EN AMARCORD PARA HACER “DIAS DE RADIO” Y EN BERGMAN PARA HACER “INTERIORES”.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)



Fatal error: Call to undefined function akismet_counter() in /home/haktzcqv/public_html/wp-content/themes/WP_Premium_es/single.php on line 30