9
ago

’40 pistolas’ (1957)

40 pistolas

Es complicado escribir una crítica de ’40 pistolas’ justo después de haberla visto por primera vez. Uno sabe que está ante un western atípico, intuye por qué Samuel Fuller es considerado hoy en día como un director de culto, y valora su osadía a la hora de dotar a la historia de una fría y extrema violencia. Sin embargo, para que las palabras fluyan, para que nuestro paladar saboree el manjar y para que nuestro cerebro separe el grano de la paja, hacen falta unos días de reposo. De ahí que este fin de semana Plumas de Caballo no se haya actualizado.

Samuel Fuller escribió, produjo y dirigió ’40 pistolas’ en 1957. La acción tiene lugar en un condado indeterminado del estado de Arizona, donde la autoritaria Jessica Drummond (Barbara Stanwyck) impone su ley con mano de hierro… y con la ayuda de los cuarenta pistoleros que forman su séquito -de ahí el título de la película. Tal es su poder en este condado que hasta el sheriff (Dean Jagger) besa el suelo por donde pisa.

Un día llegan a la capital del condado los hermanos Bonnell. Se nos presentan en la primera escena del film, rodada con una impresionante efectividad, en la que casi son arrollados por Jessica Drummond y sus 40 secuaces. Pero Griff, el mayor de los Bonnell (Barry Sullivan), no es de los que se deja impresionar fácilmente. Su pasado como pistolero le ha dado las agallas suficientes para afrontar la tarea que le ha encomendado el gobierno: limpiar Arizona de dictadores como Jessica. Con este objetivo se asienta Griff en el poblado, acompañado por sus hermanos menores: Wes (Gene Barry), que actúa como lugarteniente y consejero; y Chico (Robert Dix), un impetuoso e inexperto muchacho que está obsesionado por demostrar su valía en el fuego cruzado.

40 pistolas

El estilo seco, a veces brusco, de la narración de Samuel Fuller, nos mete de lleno en la boca del lobo, en ese pueblo corrompido hasta las trancas donde todos prefieren arrodillarse ante Jessica Drummond que luchar por la libertad. Hay, por supuesto, algunas excepciones, pero poco pueden hacer ante la impasibilidad de sus vecinos, aunque implícitamente se ponen del lado de Griff cuando éste diseña un plan para expulsar a los 41 hostigadores. Drummond tardará muy poco en darse por aludida y jugará sus cartas, pero encontrará problemas entre su guardia pretoriana, ya que su hermano, Brockie (John Ericson), quiere acelerar los acontecimientos y acabar con los Bonnell por la vía rápida… sobre todo después de ser humillado públicamente por Griff.

’40 pistolas’ fue acogida con el típico puritanismo yanqui en Hollywood pero, como era de esperar, su atrevimiento formal fue recibido con los brazos abiertos en la vieja Europa. Hasta la perrería más bestia que pudiera hacerle Anthony Mann al bueno de James Stewart palidecería al lado de las secuencias ultraviolentas que nos presenta Samuel Fuller en este film: desde el asesinato de un Marshall retrasado y prácticamente ciego (al que da vida Hank Worden, el loco de la mecedora de ‘Centauros del desierto’), hasta el brutal y gélido clímax, pasando por la hostia en primer plano que le da Griff a Brockie con la culata de marfil de su pistola. Son sólo algunos ejemplos de la rudeza que empleó Fuller en esta película, en esta historia de su puño y letra.

Además, los diálogos breves y cínicos de ’40 pistolas’ podrían emparentarla con el cine negro, sin desdeñar alguna que otra ambigüedad sexual (leed el final del post). La fotografía en blanco y negro de Joseph F. Biroc es sencillamente magistral, y de paso tenemos que reconocer que la estupenda edición en DVD de Filmax nos ayuda a apreciarla en todo su esplendor; a ver si toman nota otras distribuidoras. Por último, también es de justicia resaltar la épica partitura de Harry Sukman, con poco protagonismo pero con mucha importancia cuando hace acto de presencia.

Lo mejor: El atrevimiento formal de Samuel Fuller.

Lo peor: Falta algo de metraje y un poquito de profundidad al personaje de Griff Bonnell.

El diálogo:

Jessica: ¿Me deja ver su pistola?

Griff: Es peligrosa. Podría estallarle en la cara.

Jessica: Me arriesgaré.

Plumas de Caballo

Tags: , , , , , , , ,

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)



Fatal error: Call to undefined function akismet_counter() in /home/haktzcqv/public_html/wp-content/themes/WP_Premium_es/single.php on line 30